Historia del metro de Londres

Los comienzos del primer tren urbano: the tube.

Para explicar el origen del Metro de Londres tenemos que viajar atrás en el tiempo hasta situarnos en la Revolución Industrial. Cuando la población rural comenzó su éxodo hacia las ciudades en la búsqueda de mejores condiciones laborales, éstas empezaron a experimentar fenómenos de super población. Londres se convirtió en una de las ciudades más pobladas del mundo. Esto desembocó en verdaderos problemas de logística, comunicación y congestión en Londres y entre Londres y su periferia. Por ello a mediados del siglo XIX y aprovechando unas obras de la ciudad se planteó la construcción de accesos subterráneos al centro de la ciudad.

Charles Pearson, un concejal de la época, ya tenía una visión bastante futurista de la red de trenes subtarráneos. Su diseño de la red constaba de una especie de cabinas atmosféricas impulsadas por aire comprimido.

La historia del metro de Londres comienza con celebración de la Gran Exposición en 1851 cuando se materializa el proyecto con la construcción de la primera línea, conocida como la North Metropolitan Railway. El avance de la tecnología, en concreto el paso de locomotoras de vapor a trenes eléctricos, fue el impulso definitivo para poder conocer a The Tube, como lo conocemos hoy. En 1905 la gran mayoría de las vías fueron electrificadas. Este avance tecnológico, junto con las nuevas técnicas para construir túneles, son los hechos que marcan la historia del metro de Londres.

Hoy día el metro de Londres es la mayor red de trenes metropolitanos del mundo. La longitud total de sus líneas es de 408 kilómetros, de los cuales 181 son bajo tierra. Además existe un tren ligero, el Docklands Light Railway, que añade a esta red 26 kms más de recorrido. El metro de londres tiene 275 estaciones por las que pasan más de 3 millones de usuarios cada día.

London Underground: Una historia muy cambiante.

El metro de Londres, también conocido como underground o tube es la red de metro más antigua y más utilizada del planeta. Su historia se caracteriza porque ha sido muy cambiante. A lo largo de su recorrido podemos encontrar estaciones abandonadas, renombradas, reubicadas e incluso fusionadas con otras.

Ejemplos de lo anterior se pueden encontrar en el trayecto de Tottenham Court Road a Holborn en la linea Central, donde encontramos una estación sin pasajeros desde 1932 y que solía ser la estación British Museum.

También en la línea Piccadilly entre Green Park y Hyde Park Corner se observan cambios en la construcción del muro de sus túneles. Aquí solía haber una estación, Down Street, cerrada el mismo año que la British Museum. Estas estaciones son conocidas como estaciones fantasma.

Muchas estaciones han cambiado el nombre con el que se las bautizó originalmente. Normalmente la zona donde la estación del metro estaba ubicada ha cambiado de nombre. En otros casos el nombre se ha cambiado al unirse dos estaciones. E incluso por motivos de competencia, ya que hay líneas gestionadas por diferentes compañías, normalmente competencia, que están próximas y les interesa diferenciarse claramente.

Hay alrededor de 40 estaciones abandonadas o reubicadas en la red del underground de Londres a lo largo de sus 408 Km de vías. Algunas en superficie otras bajo tierra. Algunas han desaparecido sin dejar rastro, mientras que otras están casi intactas, quedando como instantáneas de la época en que fueron cerradas.

Construcción del metro de Londres

El desarrollo de la red de ferrocarriles metropolitanos de la City ha estado ligado al avance de la tecnología. Dos tipos de técnicas han dado lugar a dos tipos de túneles en la red del underground: túneles cut and cover y túneles a gran profundidad.

¿Qué son túneles cut and cover?

Cut and cover es la tecnología más obvia en la construcción de túneles para trenes metropolitanos y la que permitió construir túneles en un primer nivel de profundidad. Se trata simplemente de excavar una zanja en todo el recorrido para la vía planeada para después cubrir el túnel techándolo con vigas de acero o algún otro tipo de material resistente.
Se utilizó por primera vez en la construcción del trayecto del metro de Londres entre Paddington y King’s Cross, dirigido por Charles Pearson.

Túneles a gran profundidad.

En el siglo XIX no había una tecnología eficiente para construir túneles por los que circulara el metro ya que al utilizar trenes que funcionaban principalmente con máquinas de vapor, la profundidad a la que se podían excavar los túneles estaba limitada al tener que idear conductos por los que ventilar y evacuar humos y gases derivados de la máquina de vapor. Además el tamaño de los trenes hacía necesario que el diámetro de los túneles fuese mucho mayor.

El primer túnel que se construyó bajo el río Thames fue el túnel Brunell, usado por la línea este y fue una obra muy costosa. Cuando la tracción de las máquinas pudo ser sustituida por la electricidad, este escenario cambió. La construcción de los túneles se simplificó al poder hacer túneles más pequeños (al ser los trenes más pequeños) y al poder ignorar todo el sistema de evacuación de humos y resíduos. Además James Henry Greathead ideó un método para excavar túneles utilizando aire comprimido que permitió excavar muy rápidamente y a mayor profundidad. Se planearon muchas estaciones de las cuales la gran mayoría están aún en uso.

Definición de línea de tube.

El metro de Londres o Underground es a menudo llamado Tube de forma incorrecta. Sólamente deberíamos referirnos a ciertas partes del metro de Londres con este nombre.
Una línea de metro, para ser considerada una línea de tube (o tubo traducido al español) tiene que tener unas determinadas características: deben circular bajo tierra por túneles circulares y cada vía debe circular por un túnel independiente excepto en las intersecciones y otras estaciones. Estos túneles suelen estar a relativa más profundidad del nivel de las líneas normales.

Esta diferenciación la podemos apreciar en los primeros mapas de la red. En el siguiente mapa de 1929 se distingue entre líneas de tube (las líneas circulando a nivel más profundo), líneas principales y otras.

Mapa del metro de Londres, 1929
Primeros mapas del metro de Londres (1929)

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés

Deja un comentario